21 de noviembre de 2021
Causa Judicial
Narcotráfico

Se investiga a "El Clan Torres" y su manera de proveer drogas al famoso narco de Bahía Blanca

El "Pablo Escobar" local, Walter Ledesma, viajaba mensualmente al conurbano para comprar grandes cantidades de marihuana y cocaína a una familia de origen boliviano con base en Berazategui.
El "Pablo Escobar" local, Walter Ledesma, viajaba mensualmente al conurbano para comprar grandes cantidades de marihuana y cocaína a una familia de origen boliviano con base en Berazategui.

El "Clan Torres", una organización que vendía drogas en el conurbano y la Policía desarticuló en 2018, después de la muerte de su cabecilla, era proveedor de estupefacientes de la banda narco que lideraba Walter Ledesma en Bahía Blanca, condenado por la Justicia junto con otros 4 acusados.

El dato surge de los fundamentos del fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal bahiense (le había impuesto a Ledesma 17 años de prisión), que se dieron a conocer este pasado sábado.

Los Torres, en su mayoría, pertenecen a una misma familia de nacionalidad boliviana, con antecedentes delictivos. Luego del fallecimiento del jefe de la asociación ilícita, en abril de aquel año, comenzaron a disputarse el poder.

El dato sobre la provisión de drogas a Ledesma surgió de la declaración del comisario Roberto Toarmina, quien en 2016 participó de la investigación y nombró a "'El Boli' Torres" como "proveedor en Florencio Varela" del narcotraficante bahiense.

"Ledesma le compraba a Torres grandes cantidades de marihuana y cocaína. Una vez que las traía a Bahía Blanca, las repartía entre sus 4 pilares", atestiguó Toarmina.

El entonces efectivo de la Delegación de Drogas Ilícitas local se refirió a los coprocesados Andrés Sáez, Rubén Kraser, Denis Sandoval (no se lo acusó) y a otro sujeto. Según el testigo, el propio Ledesma, a quien señaló como jefe de la agrupación criminal sancionada, "viajaba a buscar el estupefaciente" al conurbano.

"Ledesma era una persona pesada en el ambiente, respetado por ser un tipo con antecedentes a quien no se lo veía como dependiente de alguien", afirmó el investigador en base a las escuchas telefónicas que transcribió.

El "Clan Torres" simulaba ser una familia común y corriente, pero en realidad había montado "cocinas" de cocaína que le permitían abastecer de la sustancia prohibida a clientes en el Gran Buenos Aires y la costa atlántica, entre ellos Ledesma, quien hoy tiene 45 años y está detenido en la cárcel federal de Viedma.

Los traficantes bolivianos, con base en Berazategui, fraccionaban la droga y posteriormente la distribuían con más de 20 vehículos que circulaban por distintas rutas (entre ellas la 2), mediante la implementación de "postas" para evitar la detección del producto.

En septiembre de 2018, la Policía de la Provincia de Buenos Aires detuvo a 22 miembros de esta red en casi medio centenar de allanamientos hechos en Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, Monte Grande y Mar del Plata.

Durante los procedimientos (que tuvieron gran impacto mediático, bajo la mirada presencial del entonces ministro de Seguridad Cristian Ritondo) se incautaron 8 y 7 kilos de cocaína y marihuana, respectivamente, rodados, armas de fuego, 20 litros de ácido, una prensa, 128 mil pesos y 1300 dólares, entre otros elementos.

Pureza y "corte"

Un agente de la Prefectura, que también investigó a Ledesma y su organización, aseguró que el nombrado comercializaba estupefacientes "a gran escala" y que a Bahía traía mensualmente "más de 10 kilos de cocaína".

Era droga de máxima pureza por la que al parecer pagaba 200 mil pesos y la vendía "estirada" a 750 mil. Si bien es difícil calcular la ganancia, se estima que no bajaba de los 6 millones de pesos mensuales.

La cocaína secuestrada a Ledesma en esta ciudad y Monte Hermoso totaliza "8.481,58 gramos que permiten obtener 226.465 dosis intranasales", según señalaron los jueces del TOCF, Sebastián Foglia, Ernesto Sebastián y Pablo Díaz Lacava.

"Los porcentajes de pureza rondan un promedio sumamente alto (casi todos superiores al 90 por ciento) y no habitual en relación a los secuestros de estupefacientes que se dan en nuestro medio, según lo que surge de otras causas que tiene este Tribunal", se indicó en el fallo.

En este caso, además, los investigadores decomisaron más de 46 kilos de sustancia para adulterar la cocaína. "En relación al polvo blanco encontrado en la camioneta (Ford Ranger hallada en una cochera en Villarino 450, de este medio), la sustancia arrojó un peso total de 46.375 gramos”, se precisó.

Según una pericia de la Policía Federal, era "fenacetina, cafeína y xilocaína", elementos que sirven para "corte o estiramiento". "La cafeína y xilocaína (lidocaína) son dos de los adulterantes o sustancias de corte más frecuentemente halladas en muestras de cocaína que se analizan en este laboratorio”, afirmaron los peritos.

Comentarios