1° de septiembre de 2022
Interés General

Huellas dactilares: "Hay un sello en la mano de todos para conocer sus obras"

A 131 años de la invención, dos especialistas del equipo de huellas digitales de la Policía Federal y de la provincia de Buenos Aires coincidieron que la dactiloscopia continúa siendo "una función clave".
A 131 años de la invención, dos especialistas del equipo de huellas digitales de la Policía Federal y de la provincia de Buenos Aires coincidieron que la dactiloscopia continúa siendo "una función clave".

"Dios pone un sello en la mano de todos los hombres para que cada uno conozca sus obras”, decía el antropólogo y policía Juan Vucetich, quien realizó las primeras fichas dactiloscópicas del mundo un 1 de septiembre de 1891 en la Argentina, fecha por la cual actualmente se celebra el Día Mundial de la Dactiloscopía.

A 131 años de la invención, dos especialistas del equipo de huellas digitales de la Policía Federal y de la provincia de Buenos Aires coincidieron que la dactiloscopia continúa siendo "una función clave" para "ponerle nombre y apellido" a personas que cometen delitos o que se desconoce su identidad.

Juan Vucetich, el creador del primer sistema dactiloscópico argentino, nació el 20 de julio 1858 en Hvar, ciudad que en la actualidad forma parte de Croacia, y emigró a la Argentina en 1882, donde seis años más tarde ingresó en el Departamento Central de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, en la ciudad de La Plata.

Allí, implementó un sistema de identificación antropométrica, en el cual advirtió que en las huellas ubicadas en las terceras falanges de los dedos se podían encontrar rasgos únicos e irrepetibles que permitían la identificación humana, en el cual logró mecanizar y clasificar esos diseños.

En la actualidad, la Dirección de Antecedentes de la policía bonaerense está a cargo de Diego Besombes, quien relató con orgullo a esta agencia el trabajo que realizan día a día.

Comentarios