30 de noviembre de 2021
Género

Mendoza: condenaron a prisión perpetua en Malargüe al femicida de Nélida Villar

Abel Vázquez recibió la pena máxima, mientras que su mujer fue absuelta.
Abel Vázquez recibió la pena máxima, mientras que su mujer fue absuelta.

La Justicia condenó la tarde de este lunes a Abel Vázquez Correa (32) a prisión perpetua por el femicidio de Nélida Villar, ocurrido hace más de ocho años en Malargüe. Mientras tanto, su esposa fue absuelta.

En el mismo fallo, absolvieron a su esposa, Lucía Belén Carrasco, quien estaba sospechada de participar en el hecho de sangre. Lo hicieron por falta de acusación fiscal.

El tribunal integrado por los jueces Néstor Ariel Murcia, Jorge Yapur Meca y Sergio González dispuso la inmediata detención de Vázquez Correa al dictar su prisión preventiva, debido a que había enfrentado el proceso en libertad. La calificación fue por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género.

Los magistrados dieron a conocer el fallo luego de un extenso cuarto intermedio que se ordenó al finalizar los alegatos de las partes. Y Carrasco no paró de llorar al ver cómo el hombre era esposado por el personal penitenciario que lo trasladó a la cárcel.

El crimen de Nélida Villar generó un fuerte impacto en el Sur provincial. La joven tenía 21 años cuando fue hallada asesinada a metros del cerro San Ceferino, ubicado unos 10 kilómetros de la Ciudad de Malargüe. La habían golpeado y acuchillado durante la siesta del martes 7 de mayo del 2013.

En el inicio de la instrucción, para el juez Pablo Peñasco (ahora fiscal), Vázquez, un hombre casado con quien la víctima mantenía una relación de pareja clandestina, fue el autor del ataque fatal.

Con esa hipótesis, el hombre llegó a debate en el mayo del 2014. Sin embargo, la Justicia lo absolvió por el beneficio de la duda. Ese mismo año, los investigadores efectivizaron la detención de la mujer de este hombre, Lucía Carrasco (35).

Por una serie de pruebas, concluyeron que había participado del crimen cuando sorprendió en una situación íntima a Vázquez con Villar en el interior de una camioneta.

El caso generó más repercusión cuando la Suprema Corte declaró nulo el debate tres años después y ordenó un nuevo proceso por una incorrecta valoración de las pruebas, y además, porque no se tuvo en cuenta la perspectiva de género.

Antes de que el tribunal diera a conocer al parte resolutiva de la sentencia, Carrasco optó por agregar algo más al proceso. Entre lágrimas, la mujer mantuvo la misma postura desde el inicio juicio oral, el 5 de este mes, es decir, que era inocente.

“Quiero agregar y me uno al pedido de la doctora (su abogada) de un pedido de Justicia, de una Justicia verdadera. Habiendo escuchado al fiscal a esta altura a casi nueve años lo que me han hecho pasar a mí y a mis hijas es muy injusto. Hicieron las cosas mal. Yo lo que pido es que se haga una verdadera Justicia. Que no hayan más Nélida Villar como pide la familia y no hayan más como nosotros, que estamos acá condenados por la sociedad y sufriendo todos estos años por algo que no hemos hecho”, aseguró ante las partes.

“Han sido más de ocho años desde que sufrimos esta calvario injustamente. Así como mi señora, soy totalmente inocente. No soy culpable de lo que a mí me acusan. Me cuesta hablar porque soy así; pero me han destrozado la vida. Así como le quitaron la vida a Nélida Villar a mí me la quitaron desde el día me encerrados. Un año y 20 días injustamente...Necesitamos que se haga justicia pero no condenándonos a nosotros que somos inocentes”.

Comentarios